Principios y Valores

1.- La teoría de los 100 lenguajes de los niños
Los adultos reconocemos inmediatamente el lenguaje verbal como medio de comunicación principal. Quizás algunos puedan pensar en el lenguaje gestual como medio habitual. Pero ¿de cuántas maneras puede expresarse un niño? ¿Somos los adultos capaces de comprender o darnos cuenta de que existen muchas formas de comunicación? Las escuelas Reggio Emilia como Savanna reconocemos, valoramos y utilizamos los diversos códigos comunicativos y formas de pensamiento presentes en los niños.

2.- La práctica de la escucha
Se trata de vencer la relación tradicional entre el niño y el adulto para realmente detenerse a ESCUCHAR lo que dice el otro tanto mediante palabras como por sus acciones, gestos y dibujos. Así, el adulto se convierte en alguien que quiere aprender de los alumnos.

3.- La valoración de la diversidad y de la complejidad.
Aquí la frase «cada persona es un mundo» pasa a la práctica porque se comprende que la concepción homogenizadora de la enseñanza no cabe en la realidad porque es heterogenea.

5.- La formación de los educadores.
Los educadores son seres muy importantes en el desarrollo humano de los peques. Por eso la importancia de una formación continua, es decir, la adquisición de conocimientos y renovación constante.

6.- El atelier y el atelerista.
El arte es un aspecto fundamental en Reggio Emilia. No se trata solo de una educación artística manual, sino de educar el sentido estético, la creatividad, la investigación visual, la atención al arte, la creación propia y saber valorarlo y respetarlo.
Por ello, sus aulas incluyen un taller de arte donde encuentran miles de materiales con los que imaginar, crear, explorar, manipular y hacer.

7- La documentación del desarrollo del niño.
Lo común en los sistemas de evaluación es el registro de un número o letra que designa las áreas superadas o no, sin ser conscientes de la historia del niño. El fin de Reggio Emilia es la comprensión del niño y no la traducción de en una nota

8.- El redescubrimiento de la creatividad.
La creatividad es concebida como un rasgo de cualquier persona, ya que no es una cuestión meramente artística o de inspiración, sino una facultad a desarrollar.

9.- La calidad del espacio y el ambiente.
No se trata solo de que la decoración del lugar permita al niño sentirse cómodo, sino de algo más: amueblar, distribuir y utilizar elementos que faciliten el aprendizaje, como la distribución de rincones.

10.- La importancia de las experiencias y el respeto para el niño.
En Reggio Emilia, gracias a su trabajo por proyectos, el niño puede aprender de sus propias experiencias partiendo de sus necesidades, características e interés