El impacto en la vida del niño cuando se ve y se valora como un ser que tiene competencias únicas permite que toda la comunidad trabaje en función de estimular aún más el desarrollo de sus talentos, se crean estrategias que le permitan un aprendizaje mejor y efectivo basado en sus intereses y no en el interés del adulto, se destaca todo lo positivo para que crezca en confianza y autoestima.
En #Savanna confiamos en las habilidades que cada niño ya trae consigo, desde el nacimiento y lo vemos como un ser capaz de solucionar problemas y no como alguien que recibe información.
Bajo esta premisa no se limitan sus inquietudes al contrario se aplauden esas preguntas espontáneas que son fuente de conocimiento extraordinario. En este ambiente es que consideramos que aprendemos todos junto con el niño.
Como padres observaremos que los niños realizan actividades y tareas diferentes, integradoras y que facilitan que el niño resuelva problemas aplicando sus conocimientos.  Y es que eso es precisamente lo que hará cuando sea adulto, cuando forme una familia, cuando trabaje, cuando estudie, cuando se plantee lograr metas en la vida.  Por esta razón es que en #Savanna  aseguramos que nuestro aprendizaje es para un mundo real.