Basta de memorizar

La cabeza de un niño no es un recipiente vacío que se debe rellenar de conocimiento ni es un robot para que esté programado en memorizar conceptos o métodos.

Bajo el enfoque Reggioemilia en Savanna confiamos en el deseo innato que posee cada niño para construir su proceso de aprendizaje en base a sus propios intereses, esta es la manera de garantizar que el niño ame el conocimiento y desee ir más allá para investigar, explorar y proponer nuevas formas de ver las cosas.

En Savanna, el aprendizaje se construye de forma horizontal, de tal forma que el protagonista es toda aquella persona quien se encuentre en proceso investigativo.  La forma de compartir el conocimiento, pensamiento, reflexiones, ideas no responde a una jerarquía vertical.  El acompañante no se encarga de descargar su conocimiento en la niñez, sino que le guía a través de recursos y materiales para que este construya individualmente y colectivamente su conocimiento.